miércoles, 22 de enero de 2014

“ Bowie. Vida y discografía. “




A veces, al cerrar los ojos, me imagino andando en fabulosos mundos. Emprendo una especie de expedición por lugares no tan extraños como para sentirme extranjero, pero demasiado arcanos como para reconocerlos propios. El paisaje puede ser abrupto en un primer vistazo, pero la voluntad de disfrutarlo convierten una atmósfera anodina en un libro abierto de personalísimas clavículas. A veces, escuchando, conociendo las canciones de David Bowie, podría escribir un libro de viajes revestido de esta aura peregrina. Es, opino, un marchamo inherente al artista de Londres; su impronta ya es única haga lo que haga. Y no porque siempre sea original y creativo, sino por la contundencia con la que ha vivido y producido su Arte.

En 2013 se recordó a Bowie con una magna exposición retrospectiva del mismo. El lugar elegido fue la capital británica que le vio nacer un 8 de enero de 1947 en Brixton. David Robert Jones, de mirada penetrante, rostro enjuto y personalidad inconmensurable, inició con su vida un camaleónico periplo por el rock y el pop, hasta el punto de crear una imagen nueva de sí mismo en diferentes etapas de su vida. Demostró así ser inagotable. No hay más que escucharle, ver sus vídeos musicales e incluso la ropa que viste en ellos. Observar las fotografías de sus discos para darse cuenta de que no es como los demás artistas. Aunarse en maridajes catalizadores con otros virtuosos para alimentarse recíprocamente y dar paso al nacimiento de un nuevo personaje con fructíferas obras. Me vienen a la memoria las andanzas del grupo Tin Machine, la relación que le inspiró el mimo Lindsay Kemp, sus colaboradores, Brian Eno, Micke Ronson o sencillamente el Bowie artista, pintor desde 1975 o actor de películas en las que descubrimos cómo la vida puede llegar a ser un tablado de teatro como trasunto de una ficción inventada por el más ardoroso guionista de cine.

A estas alturas de su vida, hablar de David Bowie es placentero. Con su semblante que roza la cara de póquer y la mirada de quien lo ha vivido todo. Deleitarse con su obra no deja indiferente porque nos enseña a vivir en un mundo deshumanizado que, paradójicamente, convierte el Arte en panacea humanizadora. Por eso los artistas son necesarios. No todo lo que ha hecho Bowie me gusta pero siempre que me asomo a él aprendo algo. Y por supuesto hay canciones suyas que se marcan a fuego lento en la memoria. No creo que se le pueda etiquetar de artista total pero es un hijo de su tiempo, nuestro tiempo, como pocos. Y parece que en el 2013 se le reverenció como lo que es, alguien estrictamente necesario en la cultura mundial; como cantante, compositor, espectáculo y quien sabe si lo veremos en pinacotecas o marcando escuela interpretando. No lo sé. Pero sí sé que merece la pena conocerlo.

Aparte de su música podemos disfrutar con los ojos. Y para ello, además de las exposiciones, tenemos toda la literatura que hay sobre él. Por la vista y por el intelecto, entran las píldoras de este libro: “Bowie. Vida y discografía.” (Editorial BLUME, 2013). Es un libro de imágenes y textos, nada nuevo, pero algo le diferencia. Esas píldoras a las que me refiero son clave. El texto que nos conduce por la vida del artista está escrito por Paolo Hewitt, periodista especializado en música. Pero no es baladí la selección de citas de Bowie que jalonan el recorrido. Parecen de una sinceridad profunda, de honestidad tras un largo recorrido que revisten sus palabras de una impunidad hacia la conciencia, digna de quien no teme nada. A lo mejor padeció miedos, como todos. Miedo a sí mismo, a su creatividad, pero sale reforzado del envite avanzando en la vida. Tuvo, es humano, fragilidades: su disgusto a volar, su pasada adicción a la cocaína… Pero a cada tormenta le sucede un rayo de luz que se abre paso y crece conforme se disipan las nubes. Luz en su genialidad y capacidad de adaptación: los nuevos tiempos son un reto que amplían las perspectivas: en 1999, su disco ‘Hours’ fue el primer disco salido de las grandes compañías discográficas en venderse por Internet, antes incluso que saliera su versión física en CD.

Pero no ha sido una persona de récords. Lo que más me gusta de él es su capacidad de equipo, saber con quién estar es todo un arte. Y para el que suscribe, un fotógrafo, toda una muestra de imágenes con historia para sus portadas y diseños de discos. Y es que el destino nos une. Hace no mucho pude disfrutar en mi ciudad de una exposición sobre Brian Duffy, uno de los grandes fotógrafos de la moda y la música. Allí, en el Centro de Historias de Zaragoza, estaban las fotografías que son portada de este libro. Allí estaba un maestro que me sumió en una bacanal de sensaciones, que ha continuado con el saboreo de las páginas de esta publicación. Duffy fue uno de los estrechos colaboradores de Bowie, todos en sintonía. Cada imagen que ilustra sus discos tiene una historia detrás y posterior a su publicación. Es el caso del disco “Diamond dogs”, cuya imagen diseñada por Guy Peellaert sufrió la hiriente mano de la censura para disimular los genitales caninos en Estados Unidos. Nada nuevo bajo el sol. Otros fotógrafos trabajaron con él aportando su granito de arena: David Bailey, Terence Danovan… En los aspectos técnicos, el libro de Hewitt y Robert Elms (este último autor del exordio a los sentidos que abre el viaje) es preciso e incisivo. Algo necesario en publicaciones que priman la imagen sobre la letra. Hay que tener en cuenta que la estructura de este libro es un viaje cronológico a través de los discos de Bowie. Y al final encontramos toda la información detallada de cada trabajo, minuciosamente desglosada para hacer las delicias de los seguidores y el apoyo agradable al periodista musical. De hecho se puede decir que el lanzamiento del libro es sincrónico y actualizado, pues recoge hasta su disco “The next day” del 2013. Y no escatima información para desmenuzar tanto álbumes como singles, películas, reediciones y todo tipo de lanzamientos e intervenciones del polifacético artista.

Si a eso sumamos el agradable viaje visual, estamos ante una publicación bien trabajada. Tiene su mérito ante la avalancha de libros, o mejor dicho fotolibros que uno puede encontrar de gran variedad de músicos. Son la descendencia de los otrora editados en rústico, que nos mostraban las letras de las canciones. Ahora Internet suple esa necesidad del alma intelectiva y aunque de vez en cuando se editan las letras de canciones de toda una vida, prodigan más en los anaqueles de nuestras santas librerías, los libros de imágenes que intentan atrapar nuestra atención con la misma imagen de la portada. Por ello invito a ver este libro sobre Bowie como algo más. Como una cita nocherniega en un bar de más sombras que luces, en la que al fondo de la barra, pinchando música, una persona reclama que por un día (mejor, por una noche) podemos ser Héroes. Y de esta manera quedamos con David Bowie al son de una cerveza para conocerle. Su vida lo merece, su existencia invita. Reconozco no ser experto en el británico que nos atañe, pero confieso que los recovecos de su andar vital son realmente interesantes. De agradecer es el buen esbozo de los textos. Por cierto, Robert Elms, además de escritor es hombre de radio en la BBC. Algo tenemos las personas de este medio de comunicación para necesitar imperiosamente la música. ¿Nos imaginamos un mundo sin música? ¿Es posible una música sin Bowie? Ciertamente, pero no hubiese sido igual. Es de esos artistas que han influido desde su personalidad. Hay, como nos pasa a casi todos los autores, momentos de debilidad creativa. Bowie lo suple cantando temas de otros. También intentado romper las barreras de la moda. Pero ¿qué ocurre cuando la moda es él? La respuesta es posible que esté en la reinvención de la que hablaba más arriba. En el Arte todo es factible. Y a veces nos damos cuenta de que lo que hacemos no es nada nuevo, pero siempre aporta algo de nosotros. Ese personalísimo Bowie es el que hace Historia. Y esa vida necesita muchas páginas para ser descrita minuciosamente. En ese campo este libro es incompleto por la sencilla razón de que queda el futuro por venir. No creo que el origen de este trabajo fuese hacer una biblia de estudio. Creo que su objetivo era establecer una semblanza profesional y bien acompasada. De esta manera el resultado es satisfactorio. Como las citas que riegan el recorrido de la publicación. Pensamientos personales de Bowie dichos desde el Interior. Hay muchos donde elegir por su calado íntimo. Sin embargo termino parafraseando su opinión sobre la música, que (por desgracia) no evita los males de la vida, pero siempre está ahí con nosotros. Dando calor, mitigando el dolor, secando las lágrimas y dando energías para irradiar a nuestro corazón y a los demás. Pero eso nos incumbe a todos, a los artistas y al público. Ahora, la mejor sensación al cerrar las tapas de este libro (si es que existe el libro que se cierre del todo) no puede ser otra que la de escuchar a Bowie. Desde su primer álbum personal de estudio en 1967 hasta ahora, pasando por su construcción musical y sus escarceos artísticos: queda la obra, bailemos.






“Bowie. Vida y discografía.”
Introducción de Robert Elms.
Texto de Paolo Hewitt.
BLUME
2013

2 comentarios:

  1. Grande el camaleónico de de Bowie. Tomo nota del libro. Saludos Ángel.

    ResponderEliminar
  2. However, earlier than learning the artwork of enjoying in} the sport, you’ll must equip your self with important components of the sport. These components are 점보카지노 standard whether you’re enjoying in} offline or on-line. Videoslots has strengthened its position as the industry’s greatest and finest on-line on line casino with the discharge of its eight,000th game.

    ResponderEliminar